Historias del maratón

La historia de Begoña

Para todo hay una primera vez, y el Zurich Maratón De Málaga 2019 será la primera ocasión en la que Begoña se enfrente a los 42.195 KM.

Ya lo intentó una vez y no fue capaz de conseguirlo. Ve Málaga como una segunda oportunidad, y está segura de que esta vez nada frenará sus ganas de cumplir su sueño: terminar un maratón.

1. Tu historia es bastante singular. Empezaste a correr a los 40 años, ¿cuál fue el motivo por el que decidiste que tenías que empezar a correr?

El día que cumplí 40 años me hicieron una fiesta sorpresa y cuando vi las fotos no me reconocí. Pesaba 100 kilos y me di cuenta que eso no podía seguir así. Me puse en manos de un endocrino y empecé a hacer el único ejercicio que en ese momento mi cuerpo era capaz de soportar: caminar.

Durante esas caminatas por el paseo marítimo veía a la gente correr y pensaba que me encantaría poder hacerlo y, 5 meses después de empezar con esos paseos, empecé a trotar y hasta hoy…

2. ¿Habías hecho deporte con asiduidad anteriormente?

No, había jugado al baloncesto hasta los 12 años y, después de eso, nada. Había estado apuntada muchas veces al gimnasio pero no lo pisaba mucho así que se puede decir que llevaba una vida muy sedentaria.

3. En 2017 en Marbella, lugar donde vives desde hace 20 años, corriste tu primera media maratón. Las primeras veces nunca son sencillas, pero conseguiste terminar. ¿Qué te supuso superar ese reto?

Una satisfacción enorme. Yo, que no soy muy llorona, lloré aquel día. Lloré de emoción en la salida, verme allí era como un sueño. Sólo llevaba 9 meses corriendo, por lo que sufrí bastante. Pero cuando ya llegas al kilómetro 21 y ves el arco de meta, la sensación es indescriptible.

4. Y ya empezó a rondarte por la cabeza la palabra maratón… Tras convencer a tu amiga Ana, os marcasteis como objetivo el Maratón de Sevilla en 2019. Un objetivo que, finalmente, no pudiste cumplir. ¿Por qué no llegaste al Maratón de Sevilla?

Pues fueron muchos factores. Venía de unos meses con sensaciones regulares en los entrenos y, al empezar la preparación específica, todo fue un desastre. Cogí una gripe tremenda la primera semana y me caí en la segunda. Y a todo eso le sumamos que no hacía más que pensar en que no iba a ser capaz de correr 42 km y si la cabeza dice no, no hay mucho que hacer. Así que casi sin intentarlo decidí que ese no era mi maratón y cambié de objetivo.

5. ¿Podemos decir entonces que te tomas el Maratón de Málaga 2019 como un reto personal? ¿Como una segunda oportunidad?

¡Desde luego! Cuando vi el slogan de este año, que Málaga siempre te da una segunda oportunidad, tuve claro que ese sería mi nuevo reto, mi segunda oportunidad. Tengo esa espina clavada y Málaga era perfecta. Me venía bien la fecha, era cerca de casa, una ciudad que conozco bien. Así que volví a liar a Ana y nos apuntamos a esta nueva aventura.

6. Vamos a hablar un poco de tu faceta más personal. Hoy día vives en Marbella, estás casada, diriges una residencia de ancianos en Estepona y tienes a un chico de 14 años. ¿Cómo es un día normal en tu vida?

Pues bastante loco. Trabajo hasta las 17:00 y cuando llego a casa me toca hacer las tareas típicas de madre (deberes, servicio de transporte a las actividades extraescolares…). Intento aprovechar para entrenar mientras mi hijo está en clase y, después volver a casa para seguir con las tareas y, tras la cena, ponerme a estudiar un poco. Vamos, que aburrirme no me aburro.

7. Además estás estudiando la carrera de Derecho por la UNED. ¿Cómo eres capaz de compaginar trabajo, estudios, familia y entrenamientos? ¿No te faltan horas en el día?

Sí me faltan, sí. Sobre todo en épocas de más carga de trabajo o de exámenes. Intento organizarme muy bien para poder llegar a todo y hacer un poco cada día, porque como se me acumulen las tareas entonces sí que vienen los agobios y la sensación de que no llego a todo. Pero está claro que tengo que decir que no a muchos planes que van surgiendo porque, por mucho que me empeño, no consigo días de 30 horas.

8. ¿Te apoyan mucho en casa en tu preparación para este primer maratón?

Sí, sin ellos sería imposible. Me apoyan en todos los retos que me marco y son un pilar fundamental en mi vida. La preparación del maratón supone entrenos más largos de lo habitual y eso te roba tiempo para estar con ellos, pero siempre están ahí y lo viven con la misma ilusión que yo. Creo que mi hijo está más emocionado que yo con esta aventura.

9. ¿Cómo sería para ti tu primer maratón soñado? ¿Piensas mucho en ello?

Me gustaría mucho poder disfrutar la experiencia. No me marco ningún objetivo de tiempo, pero si me gustaría no sufrir mucho. Intento no pensar mucho en el día del maratón, en los 42 kilómetros, porque la otra vez pensaba demasiado y terminé agobiándome. Así que esta vez me he propuesto no pensar mucho en ese día y vivir cada entreno sin pensar en el 15 de diciembre.

10. Han pasado dos años desde que empezaste a correr frecuentemente. ¿Qué ha cambiado en ti durante este tiempo?

El correr me ha vuelto más organizada y me ha enseñado que, a veces, los límites nos lo ponemos nosotros mismos. Creo que también ha hecho que aumente mi capacidad de sufrimiento y mi afán por superarme cada día. También me ha hecho conocer a un grupo de gente maravillosa con los que entreno normalmente y con los que comparto esta bonita locura de correr. La verdad es que sin los “crisis runner” esto del running no sería lo mismo.

11. ¿Y cómo ves desde fuera el Maratón de Málaga?

Me parece un maratón muy bien organizado, con un recorrido muy bonito y que, con el clima que tenemos en esta zona, es una cita muy apetecible tanto para los españoles como para los extranjeros que deciden que es una estupenda manera de conocer Málaga a golpe de zapatilla.

12. ¿Qué crees que se puede hacer para seguir mejorando?

Seguir cuidando los detalles y hacer que siga creciendo en participación para que se convierta en uno de los mejores maratones de España. Vivimos en una zona privilegiada, con muy buena infraestructura turística y el turismo deportivo está en auge. Así que hay que aprovechar el tirón.

13. Por último, ¿te atreves a marcarte un objetivo concreto para el Maratón de Málaga 2019?

Uff… me encantaría hacerlo en unas 4 horas y entrenaré para ello. Pero si no logro ese objetivo ya tengo una excusa para volver al año siguiente.