Historias del maratón

La historia de José

José Vigo Lara es malagueño, tiene 26 años y va a afrontar su segundo Zurich Maratón de Málaga. Es un deportista nato y se marca como objetivo el tener mejores sensaciones que en 2014, fecha en la que se enfrentó por primera vez a los 42,195 km de la capital malacitana.

Para esta edición ha ganado experiencia, y sus ganas de revancha le han hecho prepararse a conciencia para mejorar tiempo y sensaciones.

1. ¿Cuál fue tu primer contacto con el deporte? ¿De dónde te viene esta pasión?

Desde pequeño he estado haciendo deporte. Mis padres me apuntaron con 5 años a kárate y estuve más de 12 años vinculado a este deporte. Participé en campeonatos de España y conseguí grandes triunfos.

Pero el kárate es muy lesivo y estuve varias temporadas parado por fracturas y luxaciones, que no sólo me dejaban sin competir, sino también sin poder disfrutar de mi vida social (brazos en cabestrillo, escayolas…).

Creo que la pasión por el deporte me viene muy asociada a mi “hiperactividad”. Soy una persona que está prácticamente obligada a hacer algo de deporte cada día. No puedo pasar un domingo de sofá, no me gusta levantarme tarde porque siento que he echado a perder la mañana.

2. ¿Por qué te decantaste luego por el triatlón y no por otros deportes más populares entre los jóvenes?

Todo empezó cuando me mudé a Granada a comenzar la universidad. Buscaba un deporte “barato” que me marcase metas para ir mejorando y, junto con mi compañero de piso, empezamos a correr. Un 5 k fue seguido de un 10 k, luego decidimos correr en un año las 8 medias maratones de las capitales andaluzas. Llegó la maratón y por último los 101 km de la legión de ronda (ultramaratón de montaña).

Tanto correr me colapsó un poco y busqué un medio. Algo que complementase a correr y que me ofreciese las mismas sensaciones que me daba el cruzar la meta de una media maratón. Como llevaba bastantes años nadando en verano y conocía a gente que estaba en el triatlón lo probé, me prestaron una bicicleta y así fue. Corrí mi primer triatlón sprint (750 m nado, 20 km bici, y 5 km correr). Esto engancha mucho, me compré mi bicicleta y, desde entonces, los veranos son temporada de triatlón. A excepción de éste, que es preparatorio para la Media Maratón de Valencia y el Maratón de Málaga.

3. La edad media de corredores de maratón se sitúa entre los 30 y los 45 años. ¿A qué crees que se debe que estas pruebas no interesen tanto a los veinteañeros?

Creo que es porque necesitas un nivel de compromiso, sacrificio y maduración que un corredor popular joven no tiene, y otras de las razones es porque fisiológicamente no estamos preparados a esas edades para correr una distancia tan larga.

Yo he conseguido las distancias que he corrido por cabezonería, trabajo y planificación (más o menos estricta). Después de todas las distancias y pruebas corridas en estos 8 años creo que, sin lugar a dudas, la maratón es la más exigente. Es una prueba que te exprime al máximo y hay que tener un gran volumen de kilómetros recorridos para poder llegar a un estado aceptable a esta prueba. Por eso creo que es una distancia más propia de corredores veteranos.

4. El primer maratón que corriste fue el de Málaga en 2014. ¿Qué recuerdas de tu primera vez?

Me obsesioné mucho por correr una maratón, ¡era la distancia a batir ese año!

Ya había corrido las 8 media maratones, y tenía 21 años. Era muy inexperto en entrenamientos y con una condición física no tan preparada como ahora, pero creía que podía correr cualquier cosa. Así que en octubre decidí empezar a entrenar para preparármela. Éste fue mi primer error, pues como mínimo hay que tener 12 semanas de entrenamiento, y aun así no fui muy estricto con el entrenamiento.

Así que si a eso le sumamos que no tenía la condición física óptima para correrla (llevaba poco más de 3 años corriendo, y tan solo 2 corriendo 21 k) el resultado fue que colapsará en la maratón.

En el km 25 empezaron los calambres, en el km 28 un dolor muy agudo llegó al isquio. Y a partir del km 32 ya fui cojeando. Termine la maratón a duras penas, llorando de impotencia, de dolor y un cúmulo de emociones. Crucé la meta en 4h30’ y estuve más de 2 meses sin poder correr por una lesión.

5. Tras esta experiencia en el Maratón de Málaga, ¿consideras esta edición como un reto personal, como una segunda oportunidad?

Sí, creo que me debo disfrutar (lo que se pueda) de una maratón, es una distancia que te ofrece mucho, y creo que la última vez que intenté correrla en Málaga no le di la maduración necesaria para poder aprender que es una distancia que conlleva tiempo y planificación.

Este año empiezo pronto, ya estoy preparando la Media Maratón de Valencia que es en octubre, y esto me va a servir de mucho para enfrentarme a la maratón en diciembre.

Aquí no busco un tiempo, ni mucho menos apuesto por hacer una gran marca. En la Maratón de Málaga busco trazar un plan y que con suerte salga todo tal cual está escrito en él. Por supuesto creo, o tengo la sensación, de que si hago los deberes bien, saldrá algo decente. Pero esto es algo que no podré asegurar hasta el mismo día de la prueba.

6. Por trabajo tuviste que dejar Málaga para continuar tu carrera profesional en Barcelona, y ahí corriste el Maratón de Barcelona. ¿Te veías más preparado que en el Maratón de Málaga 2014? ¿Tuviste mejores sensaciones?

Esta maratón decidí correrla porque estaba alejado de mi grupo de amigos con los que viajo para correr, y pensamos que era una buena excusa para reunirnos y compartir kilómetros juntos. Además queríamos disfrutarla, y entrenamos para correrla en 3 horas 30 minutos, un ritmo al que podíamos correr sin problemas y que no nos machacase mucho.

Esta maratón me la prepare mucho mejor, iba con un volumen de kilómetros bastante bueno, y parecía que todo iba a salir bien. El día de antes hice una buena carga de hidratos y nos acostamos temprano. El día de la maratón fue todo rodado hasta el km 25, que tuve un corte de digestión debido a la cena del día anterior y acabé deshidratado. El tiempo que hice fue de 4 horas 10 minutos.

7. Hoy día vives en Málaga, vives con tu pareja y trabajas como arquitecto. ¿Cómo es un día normal en tu vida?

Pues todo es un día que elaboras con lápiz y papel. Trabajo en Marbella, lo que me supone un desplazamiento de una hora de casa al trabajo y una hora de vuelta, por lo que ahora que no entreno antes de trabajar suena el despertador a las 7 de la mañana.

Mi trabajo implica bastantes horas delante del ordenador, por lo que no tengo apenas desgaste físico, cosa que agradezco, porque me ayuda a recuperar de las sesiones de entrenamiento. Al volver a casa, café y merienda previo a entrenar, luego la sesión de entrenamiento que toque y, por último, ir recoger a Amanda, mi pareja, y disfrutar lo que queda de día con ella o los amigos.

Por eso una de las razones por la que comenté que la maratón es una prueba de gente veterana, porque mantener este ritmo de vida conlleva mucho sacrificio y planificación cada día, algo que a la gente joven nos cuesta mantener, y creo que esto es lo que me diferencia de otros años, ahora tomo mucha conciencia de que hay que ser constante y seguir el plan trazado.

8. ¿Y cómo compaginas la vida laboral y familiar con el deporte? ¿Cómo elaboras esos días con lápiz y papel?

Con un horario muy marcado, un planning diario bastante ajustado y, en épocas más exigentes, restándole horas al sueño. Mi trabajo como arquitecto conlleva, en ciertos momentos, unos picos de trabajo por encima de las 40 horas semanales. Son pocas veces, pero hay que tenerlas previstas y saber cómo compaginarlo con el entrenamiento (normalmente teniendo que entrenar a primera hora de la mañana o por la noche). La vida familiar es mucho más fácil. Tengo claro que si no tuviera a Amanda, que me apoya en todo lo que hago referente al deporte, sería bastante complicado exigirme tanto. Además, ella es fisioterapeuta, y me ayuda mucho a prevenir posibles lesiones.

9. Además del Maratón de Málaga has comentado que vas a correr la media maratón de Valencia. Y, además, quieres bajar marca en ambas. ¿Crees que lo conseguirás? ¿No te dice la gente que estás loco?

Bajar la marca de ambas es algo muy complicado, ¡aunque no imposible! Mi objetivo este año es ese. El principal es Valencia, y me dará una muy buena base para la maratón en diciembre.

Amanda es la primera que me llama loco, porque el objetivo de la maratón ha sido algo impulsivo, tenía esa chispa que me decía que la corriese, y creo que estaré en un estado óptimo para correrla.

10. Como hemos comentado antes, ésta es la segunda vez que vas a competir en el Maratón de Málaga, ¿qué crees que ha cambiado en estos 5 años?

Ha cambiado que llevo 5 años más corriendo (risas). Pero creo que ahora me conozco más como corredor, conozco las señales que da el cuerpo, planifico mejor la temporada, soy más consciente con el entrenamiento, cuido mucho más mi alimentación (hay una diferencia de peso con respecto a esos años de unos 8 kilos).

Por otro lado, creo que existe un salto cualitativo en la organización, este año la maratón ha conseguido la Etiqueta de Bronce de la IAAF, y esto significa que las cosas se están haciendo bien. Creo que desde que Dani Pérez ha cogido la voz cantante en la organización se ha producido un compromiso más fuerte con la prueba. Está claro que nadie mejor que un atleta de su talla, que vive este deporte día a día, podría organizar la maratón.

Ver la diferencia del número de participantes de 2014, a los que hubo por ejemplo el año pasado, es algo impresionante, y que cada vez corran atleta de más nivel y prestigio algo que atrae mucho a los corredores populares.

11. ¿Qué crees que se puede hacer para seguir mejorando?

En mi opinión creo que todavía se puede ofrecer un recorrido más atractivo al corredor, y se debe conseguir que la ciudadanía esté más volcada con el maratón.

He asistido de público a otras maratones, y veía como durante todo el recorrido el corredor se sentía respaldado por los ánimos del público. El tema del recorrido

entiendo que es una cosa que tiene mucho que ver con lo que permite o no el Ayuntamiento y la Policía por el tráfico rodado pero en el caso de Barcelona, ese día la circulación por la ciudad es prácticamente nula, ya que las calles más emblemáticas de la ciudad están cortadas para los corredores.

Con el tema de la concienciación ciudadana puede ser un tema de acercar más a todos la maratón. Un gran avance ha sido el ofrecer la media maratón el mismo día. También creo que se podrían crear ciertos eventos previos a la maratón para que se comprenda un poco más el esfuerzo que supone esta prueba tanto para la organización como para los propios atletas y lo que puede beneficiar esto a Málaga si se convierte en una cita clave para todo tipo de corredores internacionales.

12. Por último, ¿te atreves a marcarte un objetivo concreto para el Maratón de Málaga 2019?

Como antes he dicho, no tengo una marca concreta, ni creo que sea algo espectacular. Si tengo que mojarme, me gustaría que estuviese cerca de las 3 horas, pero sabiendo cómo se ha comportado conmigo la maratón en las últimas ocasiones, solo espero poder acabarla disfrutándola.