Historias del maratón

La historia de David

David Piédrola es malagueño, tiene 39 años y va a afrontar su tercer Zurich Maratón de Málaga. Además de en su ciudad, también compitió en Sevilla, por lo que ya es un veterano en los 42,195.

Sueña con un Maratón de Málaga a la altura de los mejores y hace malabares para conciliar vida laboral, familia y deporte.

1. ¿De dónde te viene la pasión por el deporte?

Pues viene desde muy pequeño ya que se ha vivido en casa con mi padre en particular. Él ama el deporte y, además, mis tías han sido grandes corredoras.

 2. Atletismo, triatlón, ciclismo… ¿Cuál de estos deportes consideras más duro?

Es una pregunta difícil ya que hablamos de los deportes más duros que existen, pero creo sinceramente que están equiparados a nivel de exigencia física y mental.

3. Eres malagueño, tienes 38 años y te has criado en un barrio de Málaga. Lo normal es que los chavales se críen jugando al fútbol. ¿Por qué decidiste ser diferente?

Bueno también he jugado al fútbol (risas) pero decían que era una «cabra loca» (risas) porque no paraba de correr.

El motivo principal de ser diferente fue ver el armario del salón de mi abuela María lleno de los trofeos que habían conseguido mis tías. ¡Ganaban todas las carreras en sus buenos tiempos! (risas). Me daba curiosidad y me dije a mí mismo que quería tener alguno.

4. Estás en la edad media de corredores de maratón, que se sitúa entre los 30 y los 45 años. ¿A qué crees que se debe? ¿Crees que es la edad óptima para este deporte?

Creo que se debe principalmente a la fortaleza mental y en esa franja somos más maduros a la hora de tolerar una exigencia de ese calibre.

Sin duda alguna, corredores de élite como Eliud, que ha bajado de las 2 horas maratón o como Lagat que, recientemente, con 44 años en el Maratón de Gold Coast ha conseguido 2 horas 12 minutos 02 segundos, lo corroboran. Absolutamente es la edad perfecta. Y añado más: son las franjas de edad en las cuales existe más competitividad en cuestión de tiempos y marcas. Así que cuidado, no subestimes el poder de estos corredores (risas).

5. El primer maratón que corriste fue el Maratón de Málaga en el año 2015. ¿Qué recuerdas de esa primera experiencia?

Podemos decir que la experiencia fue fabulosa e inolvidable. Debutar en tu ciudad, cumplir con un reto de este calibre, preparado durante meses, con todo el trabajo que supone… así que lágrimas y más lágrimas de felicidad, y agradecimiento por poder tener la fuerza suficiente para hacer lo que más me gusta, que no es otra cosa que correr.

6. Después vino el Maratón de Sevilla. ¿Cómo fueron tus sensaciones? ¿Mejores que en en el primero que hiciste en Málaga?

Salió la oportunidad de volver a un nuevo reto y a por él fui. Las sensaciones fueron muy buenas. También llegaba en un estado de forma óptimo así que prefecto, cuadraba todo.

Respecto al anterior en Málaga las sensaciones fueron diferentes, el primero es el primero (risas) y eso se queda grabado de por vida. Aquí venía a intentar mejorar la marca y así fue. Notablemente pude bajar mi marca anterior y satisfecho por haber plasmado el trabajo realizado meses atrás.

7. Tras la experiencia en Sevilla volviste a correr en Málaga. De los tres maratones que llevas hasta el momento, ¿cuál ha sido tu mejor momento? ¿Y el peor?

El mejor momento sin duda alguna el día que tuve en mis manos el dorsal de mi debut. ¡Era felicidad en estado puro! Y el peor momento, ver como en el km 38 de mi tercer maratón el gemelo izquierdo empezó a dar problemas cuando iba en sub 2 horas 45 minutos y apenas pude trotar hasta el 42 km perdiendo así ese margen de tiempo. Pero eso también es maratón.

8. ¿Podemos decir entonces que te tomas el Maratón de Málaga 2019 como un reto personal? ¿Cómo una segunda oportunidad?

Por supuesto. Es un nuevo reto que pienso afrontar con todo mi esfuerzo. Es una gran segunda oportunidad así que a por ello

9. Hoy día vives en Málaga, vives con en pareja, trabajas como vendedor y tienes a una hija de 7 años. ¿Cómo es un día normal en tu vida?

Mi vida es una vida normal como cualquier otra, cuadrar horarios de colegio, cumplir con la jornada de trabajo, entrenar y demás.

Un poco «maratoniana» nunca mejor dicho (risas).

10. Alguna vez has compartido por redes sociales dibujos que te hace tu hija sobre tu afición a correr. ¿Cómo de importante es su apoyo para emprender estas aventuras?

Pues es tremendamente importante. Ser padre es sin duda la mejor de las experiencias que puede llegar a experimentar un ser humano. Ella me describe gráficamente tal y cómo me ve: pantalón, zapatillas y un dorsal (risas). Es su particular trofeo cuando llego a casa y me espera con él en la mano. ¡Me ha visto así desde que nació!

Daría mi vida por ella una y mil veces.

11. ¿Y cómo compaginas la vida laboral y familiar con el deporte?

Buena pregunta (risas).  muy «sencillo»: organización absoluta, estoy convencido de que es la clave. Tengo una consigna que llevo por bandera, disfrutar de mi pasión sin sacrificar los demás aspectos de mi vida.

Para ello tengo que madrugar y mucho. Nos vamos a la cama un poco antes y listo. Ellos duermen, papá entrena (risas). A las 5 de la mañana comienza el día, entrenamiento y seguir con la rutina (risas).

12. Como hemos comentado antes, ésta es la tercera vez que vas a competir en el Maratón de Málaga, ¿qué crees que ha cambiado desde aquella primera vez?

A título personal me siento más capacitado y quizás algo más maduro en esta distancia, aunque creo fielmente que tengo margen de mejora y trabajo duro para seguir creciendo.

Y en lo que respecta a nuestro maratón porque así lo siento, se percibe un crecimiento en cuanto a la calidad de marcas de los corredores tanto élite como populares, cada vez somos más y nos visitan desde muchas partes del planeta.

La gente de a pie cada vez está más involucrada en apoyar un evento de tal envergadura y de sentirlo como algo suyo, sabiendo el potencial de Málaga cómo ciudad a niveles más allá de nuestras fronteras. Y, sobre todo, esa organización que a mi modo de ver han cogido el cauce adecuado para ser un maratón de 10.

13. ¿Qué crees que se puede hacer para seguir mejorando?

La única manera de mejorar personalmente es trabajar duro día a día, de saber que así llegamos a las metas. No hay más, sólo trabajo.

En el maratón está claro que hay unos cimientos ya instalados en todos los ámbitos y lo único es seguir dando forma a la idea de querer siempre más, tenemos ciudad de sobra, personal más que cualificado, ideas brillantes etc. Es un maratón joven con una proyección no sólo nacional sino internacional, ahí está la clave.

14. Por último, ¿te atreves a marcarte un objetivo concreto para el Maratón de Málaga 2019?

Mi objetivo principal será de disfrutar de este maravilloso reto, de demostrar lo que tengo cómo corredor y que sobre todo sirva para seguir sumando como maratonista: ¡Crecer!