Consejos para el día de la prueba

 

  • Respira profundo y pausadamente, incluso con los ojos cerrados. Que sea una respiración de tipo abdominal, pon la atención en ese ritmo respiratorio y trata de relajarte.
  • Busca el momento para estar solo, centrado en ti mismo y preparándote mentalmente para la prueba.
  • Créate una rutina de pre-competición y hazla según lo tengas pensado.
  • Saca partido de los pequeños problemas que se presenten. Dale la vuelta a las situaciones y busca cómo ese problema puede ser beneficioso para ti.
  • Cuando notes el primer atisbo físico de esa ansiedad, para, y piensa en tus pies. Piensa en cómo están, cómo es su apoyo en el suelo, qué hay bajo ellos. Es una manera de asentarte, de centrarte en lo seguro.
  • Llega con tiempo a la salida para preparar todo el “pre” competición, sin prisa y calienta despacio. El calentamiento siempre es la mejor manera de descargar el exceso de activación y de ajustar el nivel de adrenalina.
  • Ante la espera de la señal de salida, haz respiraciones profundas y pausadas. Ajusta el ritmo cardíaco.
  • Escucha música. La que más te guste. Aprovecha el ritmo para subir y bajar la activación.
  • Busca a la persona que te aporte tranquilidad, amigo, pareja, entrenador… Aquel que necesites y comparte con él/ella tus miedos. Verbaliza. Explícale el problema y la solución que tengas para él.