El actual campeón de España de maratón te cuenta sus trucos para dominar la distancia.

 

> SALUD.

Sería conveniente que te hubieras realizado un reconocimiento médico deportivo antes de participar en el maratón. Si no lo has hecho, al menos sal a correr estando en buenas condiciones, si te encuentras mal el día previo o antes de la prueba, tienes fiebre o malestar general, no corras, sólo perderás una oportunidad.

 

> PREPARACIÓN.

Un maratón no sólo requiere de varios meses de preparación, también cuenta la experiencia deportiva que tengamos. No tengas prisa por conseguir tus marcas, aunque hayas empezar tarde en esto de correr, es posible que tus mejores registros no los consigas hasta que lleves 8-10 años entrenando.

 

> OBJETIVOS.

Sé consecuente con tus objetivos. Si has seguido un plan de entrenamiento para una marca determinada y te costaba mucho seguir los ritmos, rebaja tus expectativas. El maratón no regala nada, no hay ‘churros’ ni milagros, todo lo contrario. Aunque estés preparado te lo puede hacer pasar mal si arriesgas, así que no te vengas arriba y plantéate objetivos realistas.

 

> DISFRUTA DE LA PRUEBA.

Nadie te obliga a hacer un maratón, un maratón es una fiesta con nosotros mismos, por ver cumplido un sueño o un objetivo que nos ha costado mucho esfuerzo, y con los demás, compartir lo que nos gusta, el éxito de los demás, el esfuerzo de los voluntarios, el público y la organización. Disfruta con una sonrisa en la cara, agradece la ayuda de todos, ayuda a los demás si puedes en las dificultades que se encuentren en el maratón y si a ti no te sale lo bien que esperabas, disfruta con los buenos resultados de amigos/as, compañeros/as y extraños/as.

 

> ADÁPTATE A LAS CIRCUNSTANCIAS.

Ya sé que te gusta esa camiseta de manga larga, que te trae suerte, pero si corres con 20º y sol, creo que es mejor ir fresquito para que tu cuerpo se pueda refrigerar. Adáptate a las circunstancias el día de la prueba, si hace calor, corre con ropa más fresca y bebe más líquidos, si hace frío abrígate las zonas más sensibles (torso, cabeza, manos) pero no te pongas chubasquero.